Guia para limpiar objetivos fotograficos



Para todo fotógrafo profesional, mantener su equipo en perfecto estado y principalmente limpio es primordial, para ello, les dejamos una perfecta guía para limpiar objetivos de cámaras fotográficas.Sin embargo esto no se limita a que sólo lo realicen los profesionales sino también, cualquier persona con cámara fotográfica.

Para realizar este trabajo, no te olvides de hacerlo en un ambiente limpio, libre de polvo en el aire; y también es muy importante que sea un lugar donde reine la luz, para la mejor limpieza del objetivo.

Anímate a hacerlo sin miedo.

EQUIPO A UTILIZAR

1. Alcohol isopropílico: Existen distintos productos que puedes utilizar para limpiar tanto los filtros como los objetivos, y aunque hay opiniones para todos los gustos, parece que un producto ideal para hacerlo es el alcohol isopropílico.

Se puede encontrar en establecimientos especializados como farmacias o almacenes de productos de limpieza, pero muchas veces puede resultar algo complicado de conseguir. Si te encuentras con problemas para dar con él puedes buscar algún otro producto alternativo.

2. Perilla de aire: Aunque hay soluciones profesionales de fabricantes asociados a la fotografía, también existen soluciones clásicas y más económicas que puedes encontrar también en las farmacias. Así que, en función de lo que quieras gastarte en tu equipo de limpieza, tienes opciones específicas como la pera de aire Giottos Rocket Air, probablemente la más utilizada, o una pera de aire genérica de las que se encuentran en venta en cualquier farmacia y de la que ya te habláramos en el artículo que publicamos en su día para ayudarte a limpiar el sensor de tu cámara réflex.

3. Gamuzas de microfibra: Ese tipo de gamuzas con las que se limpian las gafas. Las podemos encontrar en cualquier óptica y probablemente también las puedas encontrar en tiendas de fotografía especializadas. Es recomendable contar con un par de gamuzas, ya que utilizaremos una para aplicar el alcohol isopropílico y la otra para secar posteriormente.

4. Pincel:Utilizaremos un pincel de cerdas sintéticas, blando, y con una anchura entre 1 y 2 centímetros. Podrás encontrarlo en tiendas de bricolaje o tiendas de manualidades.

5. Guantes:  Puedes utilizar unos guantes de latex, también de venta en farmacias. El propósito de utilizar guantes es doble. Por un lado,te permitirán no dejar huellas si accidentalmente tocas el filtro o el cristal del objetivo accidentalmente. Por otro, y más importante,mantendrás las manos a salvo del producto que finalmente utilices para limpiar. Algunos guantes de latex de las farmacias vienen con polvos de talco. Asegúrate de que los que compres no tienen talco para no manchar el filtro ni el objetivo.

EL PROCESO

Paso 1. Soplado con la pera de aire

Lo primero que haremos es eliminar partículas que pudieran estar depositadas sobre el filtro o sobre el objetivo y que pudieran rayar cualquiera de los elementos si frotamos sobre ellos.

Para eliminar estas partículas del filtro, sujetaremos el filtro con una mano y la pera de aire con la otra, soplando con la pera inclinada 45 grados, de un lado a otro, desde el centro hacia los lados.

Daremos la vuelta al filtro para limpiarlo por el otro lado repitiendo la misma operación y, si no estamos satisfechos con el resultado, podemos repetir el proceso de nuevo por ambos lados.

En el caso del objetivo el proceso es el mismo, y es importante limpiar también la tapa del objetivo para que las posibles partículas que contenga no se depositen de nuevo sobre la lente al poner la tapa.

Debes tener cuidado cuando acerques la pera de aire y mantenla a suficiente distancia para no tocar con la punta el objetivo o el filtro.

Paso 2. Limpieza con el pincel

Una vez hayas soplado a conciencia con la pera de aire, ha llegado el momento de limpiar con el cepillo. En suaves pasadas, sin presionar, ve repasando la superficie en movimientos circulares, del centro a los extremos. A continuación repasa los bordes limpiando hacia fuera, para sacudir las partículas que hubieran podido quedar en el borde.

Repise el proceso por los dos lados del filtro y en el objetivo, repasando también la tapa.

Paso 3. Limpieza con el líquido

Una vez hayas realizado una ispección ocular y comprobado que no hay partículas visibles que puedan rayar el filtro o el objetivo, ha llegado la hora de limpiar con el líquido.

Para ello vamos a mojar un poco una de las gamuzas con el isopropílico. De este modo controlaremos la cantidad de líquido que utilizamos.

Con la gamuza mojada, ve limpiando la superficie con movimientos circulares, de dentro hacia fuera. Repasa bien los bordes, que es donde se suele acumular el polvo, y realiza tantas pasadas como necesites, hasta que veas que tanto el filtro como el objetivo están limpios.

Una vez lo hayas repasado bien, coge la segunda gamuza y seca bien el filtro por los dos lados. Lo mismo cuando limpies el objetivo. Ya solo queda mirar bien el filtro y el objetivo para comprobar que ha quedado perfectamente limpio.

 

Para ver mejor aqui les dejo unos videos ilustrativos:

 

Via: DZoom 


8 enero 2013




Artículos relacionados:

  1. Descargar JetClean para limpiar y optimizar tu Windows
  2. Guía para elegir una Notebook o Netbook a la hora de comprar
  3. New Me, una web que te ayuda a cumplir tus objetivos
  4. Guía para hacer compras online
  5. Infografía: Guía para la buena postura frente a la PC
  6. Descargar guía para usuarios de Nokia X3–02


Comentarios